8Jun

Quería agradecerte lo que estás haciendo por mi y por mi familia. Llevamos dos sesiones solamente y el cambio en
casa es increíble.

Ha cambiado la energía, la actitud y todo empieza a ponerse en su sitio… Hemos pasado de los gritos a las risas, de las peleas a los juegos y los abrazos…
Siempre pensé que era una mujer fuerte y que yo sola podía con todo, que no habría batalla que no pudiera lidiar… Y ha sido tan liberador saber que puedo y DEBO pedir ayuda…
Ansiosa estoy para la próxima sesión.
Gracias comadre, de verdad. Encontrarte ha sido un regalo.

 

decomadreo

Scroll to top