Eres una mamá implicada

¡Felicidades comadre! Sin duda, eres una mamá implicada, siempre has querido dar lo
mejor de ti, ocupándote de tus hijos con todos los recursos que has tenido a tu
alcance.
Preocupada por las necesidades de todos… y quizás te has olvidado un poco de ti.
Es probable que estés sintiendo que tu maternidad, aunque la disfrutas, está
empezando también a ahogarte. Necesitas tiempo para ti, pero esta es la teoría, que
ya te la sabes y no te ves capaz de llevarlo a la práctica.
Las dificultades y los retos que te estás encontrando en el camino, cada vez se te
hacen más cuesta arriba.
La buena noticia es que eso que sientes es normal y por ahí hemos pasado muchas
mamás. Esa sensación por momentos de querer huir, no te hace peor madre, te hace
humana.
En estos momentos sólo necesitas un pequeño empujón para darte las pautas
definitivas para conectarte, en esta ocasión, contigo misma.

decomadreo

Scroll to top