Eres una mamá desconectada

Antes que nada, quiero darte la enhorabuena por estar aquí. Es el paso más difícil
para poder empezar a solucionar el problema.
Cuando sentimos que tocamos fondo, o que estamos cerca, sólo hay un camino
posible: coger impulso para salir a flote.
Es probable que ya te sientas tan bloqueada que tu problema te parece realmente
difícil de solucionar. Estarás en ese punto en el que ya no te quedan recursos y
sientes que la situación se ha ido de las manos.
La gran desconexión que estás sufriendo de ti y de tu maternidad provoca que la
búsqueda de soluciones pase necesariamente por alguien que te alumbre el camino y
que te guíe durante el tiempo suficiente para que tú seas capaz de seguir
recorriéndolo sola de nuevo.
Pero, sobre todo, no olvides que la solución existe, la solución está ahí, la tienes tú. Es
sólo que necesitas quien te la muestre.

Scroll to top