20SepCaracterísticas de los Niños con Alta Capacidad Decomadreo con Rocío Yllas

Características de los Niños con Alta Capacidad

¿Son tan diferentes los niños de Altas Capacidades de los niños con un cociente intelectual dentro de la media? ¿Qué los diferencia realmente? ¿Cuáles son los signos que has de atender para saber si tu hijo tiene es altamente capaz?

¿Cómo son los niños y niñas con Altas Capacidades?

Las personas con Alta Capacidad tienen una inteligencia superior a la media. Este es el dato que no se nos puede olvidar. Y esta inteligencia no la otorga una varita mágica.

Está demostrado que las personas con Altas Capacidades son neurológicamente diferentes. Es decir, su cerebro es distinto: cuerpo calloso más grueso, conexiones neuronales mayores, diferencias en los hemisferios derecho e izquierdo…

Es decir, sus rasgos cognitivos se alejan de los neurotípicos.

Pero a menudo las familias nos encontramos haciendo quinielas, comprobando si la relación complicada con mi hijo o hija, si su intensidad o su alta demanda, o si las “rarezas” que observo, pueden encajar en un perfil de Alta Capacidad. Problemas de conducta, fracaso escolar… y un largo etcétera.

Buscamos todas las características de los niños con Alta Capacidad que se les asocian y leemos:

  • Niños muy sensibles emocionalmente.
  • Niños con alta sensibilidad sensorial: les molestan los ruidos, la ropa, o rechazan algunos alimentos.
  • Les cuesta acatar las normas.
  • Tienen una gran memoria.
  • Son muy demandantes.
  • Baja tolerancia a la frustración.
  • Desarrollo precoz.

Pero la cuestión es que estas características que aparentemente son de Altas Capacidades, si somos honestos, es fácil que cuadren en cualquier perfil de cualquier niño, independientemente de su cociente intelectual.

Y curiosamente, buscamos respuestas en esta neurodiversidad, porque es menos doloroso (e incluso para algunas familias, más ilusionante) que pensar que pueda tener algún grado de autismo, o aún peor, que no haya una razón que explique su mal comportamiento, o nuestra desconexión con ellos.

Porque la realidad a pie de calle es que se tiene un concepto muy equivocado sobre la neurodiversidad en general. Parece que tener un hijo con Altas Capacidades es una bendición y tener un niño con TEA, o TDAH (Trastorno Déficit de Atención e Hiperactividad) pudiera ser una condena.

Por eso hacemos búsquedas con el deseo de que la respuesta sean las Altas Capacidades.

Este fenómeno puede llegar a confundirnos, llegando a hacer que perdamos el foco de lo importante. La salud emocional de nuestros hijos e hijas.

Cuando leemos este tipo de descripciones con la esperanza de que nuestro hijo o hija encaje en este perfil, tenemos un sesgo importante y se produce un Efecto similar al que ocurre cuando leemos el horóscopo.

Son descripciones generalistas que, si el lector desea obtener una respuesta, la obtendrá.

Es el denominado Efecto Forer.

Se ve muy claro cuando vemos el horóscopo.

Tauro:
Cuidado con el bolsillo, podrías estar gastando más de lo necesario.
Cuida tus articulaciones, pueden darte más de un mal día.
Sigue esforzándote en ese proyecto que te traes entre manos. Conseguirás el objetivo que te has propuesto.

Seguro que cualquier persona que lea esto, puede sentir que encaja con su vida.

Por lo tanto, la identificación de la Alta Capacidad no consiste en hacer un tick en todas las particularidades o características que leemos o vemos en prensa, en redes sociales o en un artículo de un blog.

Toda esa información que compartimos es muy útil y valiosa, pero no ha de ser concluyente para confirmar si mi hijo es o no es un niño de Altas Capacidades.

Es más, cuando consumimos compulsivamente toda esta información, con esa ansiedad de encontrar respuestas, es muy probable que estemos anulando uno de los mayores instrumentos que pueden medir esta Alta Capacidad: la intuición de los padres.

Las familias que acuden a evaluar a su hijx a un psicólogo especializado en Altas Capacidades, sin haber leído demasiado, sin esa infoxicación que a veces nos nubla la vista, suelen obtener un informe positivo en AACC en un porcentaje muy alto.

Pero es que, además, hay un tema muy importante y es que cuando estamos buscando estas respuestas que hagan que las piezas del puzzle encajen, estamos buscando un perfil concreto.

¿Cómo es el perfil de un niño con Altas Capacidades?

Lo único común a las Altas Capacidades, que sí son indicadores reales, que acompañan a esa mayor inteligencia, son los que explica de forma sencilla Bea Sánchez de mamá valiente en uno de sus vídeos que os recomiendo mucho ver (os lo dejo al final del post).

Los cito aquí para que podamos situarnos:

  • Necesidad de respuestas.
  • Profundización.
  • Facilidad para crear conexiones.
  • Velocidad de aprendizaje.
  • Independencia, facilidad para el pensamiento crítico, cuestionamiento.

 

En esta lista NO aparecen otras características de los niños con alta capacidad como:

  • La hipersensibilidad.
  • La precocidad. 
  • Gran memoria
  • Perfeccionismo.
  • Creatividad.
  • Baja tolerancia a la frustración.

 

Pero además… todos esos indicadores “exclusivos” de la Alta Capacidad, no son tan fáciles de identificar en los niños, porque muchas de esas habilidades innatas harán su aparición a medida que van creciendo y madurando.

Por este motivo, y para cerrar este punto, mi intención es que tengamos claro que los niños, son niños. Ese rasgo es el que es común a todos, tengan o no una neurodiversidad. 

Por este motivo es fundamental que no perdamos la mirada hacia LA INFANCIA. 

La formación esencial que necesitamos para ayudar emocionalmente a nuestros hijos gira en torno a comprender e integrar cómo es un niño, observarle y entonces ir tomando decisiones… pero siempre mirando al niño

Si el foco lo ponemos en que encaje en uno u otro grupo, o en una u otra neurodiversidad, nos perderemos mucha información.

¿Por qué se habla de "Niños Intensos" en el ámbito de las Altas Capacidades?

Se ha demostrado que la Alta Sensibilidad aparece de forma muy frecuente en los perfiles de Altas Capacidades. Te cuento un poco más sobre cómo vivir con Alta Sensibilidad y/o Alta Capacidad en este post.

Esta intensidad va a depender principalmente de 2 factores:

  • Perfil del niño.
  • Perfil de los adultos que le acompañan.

Por eso no me gusta el término “niños intensos” sino “maternidad intensa”. 

En el primer caso, la “etiqueta” es del niño. En el segundo, es una “percepción subjetiva de la madre/padre”. 

Por tanto, el reto de educar niños con Altas Capacidades será mayor cuanto menos “preparadas” estemos nosotras. 

Y con “preparadas” me refiero a principalmente a 3 pilares:

  • Autocuidado.
  • Formación.
  • Apoyos.

Nuestro equilibrio emocional es crucial para acompañar a nuestros hijos. Y este equilibrio es responsabilidad adulta

Si tenemos niños con un mayor reto a causa de su carácter, dificultad o neurodiversidad, necesitaremos prestar más atención a esos pilares. 

Si tenemos niños con menor reto, más sencillos de gestionar por no presentar ninguna o pocas dificultades, será mucho más sencillo tener cubiertos estos 3 pilares.

Pero si no nos ocupamos de nuestro equilibrio emocional, la percepción de reto, sea como sea nuestro hijo o hija, será mayor

Ahora bien, cuando hablamos de “intensidad”, no es algo que nos estemos inventando o que sea del todo subjetivo. 

Me gustaría compartir, de forma sencilla, un estudio reciente que para mí ha sido revelador y que espero que muchas familias que ahora nos escuchan, encuentren también claridad y sentido.

Es un estudio de hace apenas 5 años que llevaron a cabo varios investigadores de la Universidad de Lyon en Francia con Imágenes de Resonancia Magnética de cerebros con niños y niñas con un alto cociente intelectual.

El objetivo de este estudio era comprender por qué unos niños con sobredotación pueden identificarse fácilmente, tienen un alto rendimiento, y es evidente su gran potencial y otros pasan desapercibidos, tienen dificultades, desajustes, fracaso escolar, etc.

Estamos hablando de dar respuesta a estos 2 perfiles diferenciados dentro de las Altas Capacidades centrándonos en sus diferencias neurológicas.  Ya no hablamos de la percepción de intensidad de la mamá o de lo que opina el maestro.

Y esto me parece fundamental.

De la misma manera que comprender que la corteza prefrontal de un niño no está completamente desarrollada y por esta razón no puede gestionar sus emociones como podría hacerlo un adulto, creo que es maravilloso que existan respuestas objetivas a por qué mi hijo o hija de Altas Capacidades puede tener unas dificultades u otras.

Ya de inicio, este estudio demuestra que los niños con sobredotación tienen una conectividad cerebral mucho mayor en varias regiones.

Pero además, se observan diferencias significativas por las que podríamos clasificar estos niños en 2 grupos:

Laminar: Facultades bien distribuidas y equilibradas. 

  • La conectividad superior se manifiesta más en su hemisferio derecho (no verbal):
    • Mayor orientación espacial.
    • Gran intuición.
    • Mayor memoria en imágenes.
  • No tienen tanta tendencia a sufrir ansiedad.
  • Tienen más posibilidades de tener un alto rendimiento, son más abiertos, más empáticos.
  • Analizan los estímulos de manera más objetiva.
  • Capacidad real de adaptarse a las limitaciones ambientales.

Complejos: Capacidades cognitivas heterogéneas.

  • La conectividad superior se manifiesta en su hemisferio izquierdo (verbal):
    •  Mayor capacidad lingüística.
    • Razonamiento lógico.
    • Deducciones.
  • Desajustes entre la esfera intelectual muy madura y la esfera emocional más frágil.
  • Son niños con mayor probabilidad de sufrir fracaso escolar, ansiedad…
  • Son más egocéntricos: interpretan la realidad para que se adapte a su modelo interno.
  • Son más subjetivos, sin filtro emocional.
  • Existen irregularidades en sus capacidades COGNITIVAS, RELACIONALES Y PSICOMOTORAS.

Este estudio, por tanto, demuestra que dentro de un perfil con un CI por encima de la media, nos encontramos subperfiles que nacen de una diferencia anatómica real en sus cerebros, que su cableado es diferente y que por tanto cada uno, tendrá unas necesidades diferentes.

En el próximo post sobre Altas Capacidades, abordaré un tema muy importante: ¿cuáles son entonces esas necesidades? ¿cómo podemos descubrirlas y atenderlas?

También os quiero ofrecer esta Masterclass + Ebook a una mirada desde la Crianza Conectada con la que lograrás cambiar el clima y la armonía familiar desde la conexión:

Si sientes que necesitas un nuevo enfoque para lidiar con los desencuentros de tus hijos, esta Masterclass es para ti.

27,50 €

Aquí os dejo el vídeo de Bea Sánchez de Mamá Valiente sobre Lo que SÍ es Alta Capacidad Intelectual.

Dejar un comentario

decomadreo

Scroll to top